Revisión de TensCare Elise

tenscare eliseEl uso de impulsos eléctricos, en los últimos años, se ha utilizado cada vez más, tanto en centros de bienestar como de rehabilitación, porque permite la estimulación pasiva de muchos músculos de nuestro cuerpo proporcionando una increíble gama de ventajas. Es en este principio en el que se basa el funcionamiento de los electroestimuladores, no sólo los profesionales que encontramos en los centros especializados sino también en los de uso doméstico.


Específicamente diseñado y construido para dar alivio y apoyo a una parte muy específica de nuestro cuerpo, el suelo pélvico, TensCare Elise es un dispositivo médico que utiliza la tecnología Tens, o estimulación nerviosa eléctrica transcutánea, para ayudar a reducir y eliminar los problemas de incontinencia urinaria y fecal, pero también para mejorar el bienestar sexual reduciendo el estrés y siendo también muy útil en el tratamiento de la disfunción eréctil.


Portátil y fácil de usar


Entre las principales características de este electroestimulador debemos seguramente alabar tanto su compacidad como su ligereza; teniendo, de hecho, unas dimensiones muy pequeñas (sólo 65 x 18 x 100 cm) y 109 gramos de peso, es fácilmente transportable, tanto que cabe cómodamente en la palma de una mano. El panel de control consiste en una pantalla LCD muy fácil de leer que ocupa aproximadamente la mitad de ella, y sólo botones que permiten seleccionar el programa deseado y ajustar la intensidad. En la parte inferior, se utilizará un práctico enchufe para conectar un extremo del cable mientras que el otro se fijará a la sonda.


Pero lo fundamental, sobre todo cuando se habla de este tipo específico de aparatos, es la comodidad que, no sólo al final de las sesiones sino también durante las aplicaciones, puede generar en quienes los utilizan: desde este punto de vista, TensCare Elise es realmente el mejor que existe en el mercado porque está equipado con una sonda ergonómica que no sólo es fácil de insertar y quitar sino que, lo que es más importante, no crea molestias, pudiendo estimular suavemente sin producir irritación.


Cómo recargar


A diferencia de muchos otros electroestimuladores que podemos ver por ahí, el TensCare Elise no necesita cambiar continuamente las baterías, ya que está equipado con una batería recargable de iones de litio, no con baterías alcalinas. Esto, además de ahorrarnos mucho dinero y darnos la certeza de un producto que, entre otras cosas, es ecológico, también es importante porque no correremos el riesgo, durante la sesión de terapia, de que la máquina se apague por no tener una carga suficiente.


Gracias, de hecho, al práctico cargador de baterías, que encontramos en el paquete de compra de TensCare Elise, bastará con retirar la batería y cargarla al final de cada uso o unas horas antes del uso programado, para asegurarse de no tener sorpresas desagradables durante el funcionamiento. En el paquete de compra de este electroestimulador encontramos también, además de la máquina principal, el cable que conecta la sonda con el panel de control, la sonda, el folleto de instrucciones, absolutamente fácil de leer, y una práctica bolsa de embrague que será muy útil para guardarlo todo después de su uso para mantenerlo todo en orden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad